EN EL DEBATE / Que decida obras el ciudadano

 

Por: Margarita Sierra

En el 2006 se organiza un movimiento para evaluar el desempeño de los diputados de Jalisco y su ejercicio presupuestal, ahora convertido en una asociación civil el Congreso Ciudadano de Jalisco ha orientado su trabajo hacia el análisis alpresupuesto del Estado.

Creemos que el presupuesto es el instrumento de política económica más importante de los gobiernos ya que refleja sus prioridades, más que ninguna otra herramienta, traduciendo sus políticas públicas en decisiones sobre en qué se deben gastar los recursos y cómo se deben recaudar.

En Jalisco, la ausencia de información sobre asuntos presupuestarios -particularmente en formas accesibles, no técnicas- ha obstaculizado seriamente los esfuerzos del Congreso Ciudadano de Jalisco para participar en la discusión de la asignación de los recursos.

Nuestra organización se ha dedicado a entender la formulación del presupuesto, cómo se convierte en Ley de Ingresos ypresupuesto de egresos, y cómo es implementado.

Estamos convencidos de que la combinación de un conocimiento profundo de un asunto de política, como la salud, educación, seguridad, movilidad, con un sólido conocimiento del presupuesto puede ser fundamental para incidir en decisiones políticas.

En nuestro caso hemos priorizado como instrumento de participación ciudadana el Presupuesto Participativo, un instrumento de política y a la vez de gestión, a través del cual los gobernantes y los ciudadanos y las ciudadanas definen en conjunto cómo y a qué se van a orientar los recursos; un ejercicio en el que no participan únicamente los técnicos y las autoridades del Gobierno, es la población, a través de un proceso de debates y consultas, la que determina y decide la cuantía de los ingresos y los gastos, así como dónde y cuándo realizar las inversiones, cuáles son las prioridades y cuáles son los planes y acciones que debe llevar a cabo el Gobierno.

El Presupuesto Participativo implementado desde 1989 en Porto Alegre, Brasil, ha demostrado que la administración transparente y democrática de los recursos es la única manera de evitar la corrupción y el despilfarro de los fondos públicos.

La aplicación de presupuestos participativos en más de 300 ciudades en Brasil ha resultado ser tan positiva que ha rebasado fronteras, diferentes países, como Uruguay, Argentina y Chile, en Latinoamérica, han seguido el mismo camino.

El ejercicio en Tlajomulco

Contar con la voluntad política de los gobernantes para asumir e impulsar procesos de participación ciudadana no es fácil. La decisión de Enrique Alfaro, Alcalde de Tlajomulco, de aceptar la propuesta del Congreso Ciudadano de realizar un ejercicio piloto de presupuesto participativo en la que los ciudadanos y las ciudadanas deciden en qué se invierte un porcentaje de su impuesto predial es un caso inédito en el área metropolitana.

Siendo el Municipio la instancia gubernamental más cercana a la ciudadanía, en la que el Gobierno es proveedor de servicios y el ciudadano receptor pasivo de los mismos, la acertada decisión del Alcalde y su equipo de convocar a la ciudadanía contribuyente a votar por los proyectos que cree necesarios, trastoca la relación “proveedor-receptor pasivo”, y garantiza que la inversión se hará de manera adecuada, ya que son los ciudadanos y las ciudadanas quienes realmente identifican las necesidades locales.

Este ejercicio de participación propone un cambio desde un sistema de democracia representativa, hacia la democracia participativa. La ciudadanía se convierte en propulsora de ideas y actora activa en la problemática pública.

Lo que sigue: Establecer un conjunto de normas para la transparencia presupuestaria en el Estado, diseñar un modelo de presupuesto participativo que pueda ser replicable en todos los Municipios de Jalisco sin importar el partido que los dirija y convertir el presupuesto participativo en una ley que asegure la participación de la sociedad civil en el proceso de programación del presupuesto.

Estamos convencidos de que la participación ciudadana promueve la corresponsabilidad social. Al involucrar a la sociedad en la solución de sus problemas, los ciudadanos y las ciudadanas se convierten en gestores de su propio desarrollo.

Margarita Sierra participa en la ONG Congreso Ciudadano de Jalisco.

Enrique Alfaro Ramírez

En un contexto en el que la dinámica del sistema político ha opacado el papel que los ciudadanos deben jugar en la democracia, es indispensable buscar mecanismos de participación que privilegien el diálogo y la inclusión, y que favorezcan la rendición de cuentas de los representantes.

En Tlajomulco hemos tenido un acercamiento permanente con las organizaciones de la sociedad civil para enriquecer la labor gubernamental y consolidar una nueva forma de hacer política, pero también buscamos formas de incluir a los ciudadanos del Municipio en la toma de decisiones y en la gestión de sus recursos, y por ello es que implementamos un esquema de participación directa en materia presupuestal.

Gracias al acercamiento y cooperación del Congreso Ciudadano de Jalisco y al apoyo técnico del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPC), impulsamos el modelo de Presupuesto Participativo, un mecanismo de participación directa con el que los ciudadanos pueden decidir hacia qué proyectos se destina una parte de los recursos públicos.

Esta herramienta ha tenido éxito en ciudades latinoamericanas como Porto Alegre, Brasil, así como en en europeas y estadounidenses como Sevilla o Portland; en México tenemos dos casos: Cuquío y Durango.

El Presupuesto Participativo es un instrumento democrático que privilegia el diálogo y la inclusión, permite que las autoridades y los ciudadanos definan de manera conjunta en qué acciones y proyectos quieren invertir los recursos públicos, fortaleciendo la gestión ciudadana, muchas veces descartada o simplemente desconocida.

En Tlajomulco, destinaremos el 15 por ciento de lo recaudado por concepto de impuesto predial para que los contribuyentes decidan entre 28 proyectos de obra pública y recuperación de espacios públicos con impacto regional.

Durante enero y febrero los ciudadanos podrán votar en urnas electrónicas facilitadas por el IEPC, y los proyectos que obtengan más votos serán programados y ejecutados durante 2011.

En los últimos años el Congreso Ciudadano ha impulsado y promovido este modelo de gestión ciudadana y en Tlajomulco mostramos voluntad para trabajar de la mano con este tipo de organizaciones para promover procesos de participación ciudadana efectiva, porque estoy convencido que el trabajo conjunto entre el Gobierno y las organizaciones civiles es una forma eficaz de construir ciudadanía.

En Tlajomulco estamos haciendo un ejercicio de buena fe que busca generar confianza de los ciudadanos hacia su Gobierno, a partir de la interacción en la toma de decisiones. Se trata de un proyecto piloto que se someterá a la evaluación ciudadana y que queremos convertir en una política pública que mejoraremos paulatinamente atendiendo a sus limitaciones y siendo autocríticos. Trabajaremos en conjunto con el Congreso Ciudadano y con cualquier otra organización abierta a la colaboración, diseñando una agenda de largo plazo que nos permita avanzar en este y otros proyectos.

En 2010, por citar sólo dos ejemplos, trabajamos con organizaciones civiles para la elaboración del Programa de Ordenamiento Ecológico Local y para la construcción del Centro Comunitario del Valle.

En Tlajomulco queremos ciudadanos conscientes de su ciudadanía, y en este sentido el modelo dePresupuestoParticipativo es un ejercicio de corresponsabilidad con el que los ciudadanos asumen su papel en la toma de decisiones y el Gobierno les rinde cuentas.

Queremos que los ciudadanos sean parte del Gobierno y de la nueva historia que estamos construyendo para Tlajomulco.

El ejercicio de Gobierno no puede ser un monólogo. Es nuestra responsabilidad buscar mecanismos y procedimientos que incluyan a los ciudadanos en la gestión de los recursos y en la toma de decisiones; es indispensable regresarles la voz y la capacidad de decisión a quienes son los titulares del poder. Por ello en Tlajomulco no sólo implementaremos elPresupuesto Participativo, sino que en el segundo semestre del 2011 me someteré a un procedimiento de revocación de mandato para que sean los ciudadanos de Tlajomulco los que decidan si su Gobierno ha cumplido o no, para que tengan el poder de decidir sobre el destino de su Gobierno y su Municipio.

Enrique Alfaro Ramírez es Presidente Municipal de Tlajomulco.